Sigue este blog por email

domingo, 19 de mayo de 2013

El Camino de Santiago, la segunda cosa...(5ª etapa, Arzua - Pedrouzo)



7 a.m. hay que levantarse, preparar la mochila y poner en práctica el consejo del voluntario que me encontré en Palas de Rey. 

Imaginaos la escena, estoy sentado en la cama, enfrente está Mafalda preparándose, abro la cremallera de la mochila y saco un bolsa de compresas con alas. Por el rabillo del ojo, veo que Mafi me mira con curiosidad. Abro la bolsa y cojo un paquete. Me lo quedo mirando por todos lados, tratando de averiguar como coño se abre. Al fin me decido y…… le echo los dientes para abrirlo. Teníais que haber oído la carcajada de Mafi, se me queda mirando y me dice "tu no has abierto nunca una compresa ¿no?"….. pues la verdad es que no. Coge el paquete y me enseña una diminuta pestañita de la que había que tirar y misteriosamente, la compresa se desplegó. Ya sabéis, para esos días en que os molestan las ampollas, nada mejor que una compresa con alas. Me calzo las zapatillas, que seguían encogiendo. Os juro que es todo un invento, se lleva el pie todo mullidito. Después de un desayuno bien contundente, comenzamos a caminar. 

La intención del grupo era llegar a Pedrouzo, pero Mafalda quería llegar un poco mas lejos, para que la última etapa fuese mas corta. En vista que nadie la secundaba, le comenté que la acompañaba yo, siempre y cuando los píes me respondiesen. Fue una caminata tranquila y sin lluvia. Sobre las 14 h. paramos a comer, me descalce, ya que las zapatillas me apretaban. Ahí fue donde empece a darme cuenta, que mis pues habían aumentado un tercio en su tamaño. No los reconocía, parecían los de un bigfoot. Me acerque a la barrar a pedir unas bolsa de hielo, para las rodillas, los tibiales y los pies y no se como acabe hablando con una pareja de Manchester que también estaban haciendo el Camino……. HABLANDO EN INGLES, estaba alucinando, tenia una conversación y me entendían……. eso o eran muy amables y pongan cara de interés (creo que sería esto último). Mafalda me dijo que hablaba hasta con las piedras y que menos mal que yo decía que no sabia hablar ingles… Mafi tu tampoco te quedas atrás hablando con la gente., jajaja. 

Cuando apenas quedaba unos kms para llegar a Pedrouzo, le dije a Mafalda que, sintiéndolo mucho, prefería quedarme y al día siguiente madrugar para poder llegar a la catedral a las 12. Al poco de llegar al albergue, aparecieron Cesar y madre. Me acerque a verlos, ya que Mafi me comentó si le podría dar unas compresas para los pies de la madre. Cuando vi como tenia uno de los pies, los poco pelos que tengo en la cabeza, se me pusieron como escarpias. Le había salido una ampolla y al quitarse el Comped (nunca os pongáis un bicho de estos si hacéis el Camino), le quedo todo al aire. 

A la hora de la cena, algunos nos fuimos fuera pero otra parte del grupo, se quedo a cenar en el albergue. Cuando vivimos al albergue (en teoría cerraban a las 22 h), llevábamos con nosotros unas 4 botellas de vino tinto "peleón gran reserva" y una vasos del mas fino cartón plástico que pudimos encontrar. Fue una noche increíble, de risas, lloros y abrazos. Al día siguiente nos tocaba todo un madrugón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario