Sigue este blog por email

lunes, 27 de mayo de 2013

El Camino de Santiago, la segunda cosa mas importante... Ultima etapa (Pedrouzo - Catedral, 20 km)








Después de la noche brindando con el vino "Gran reserva peleón" toco madrugar mucho, pero mucho mucho. Las farolas aun no estaban puestas y los arboles estaban dormidos. 5 a.m. Un desayuno en el bar, encender las linternas y a caminar. De todas las etapas, esta fue, sin duda, la mas bonita. Eran alucinante caminar de noche por el bosque con las linternas encendidas, parecíamos la Santa Compaña. A la hora de estar caminando, el tibial izquierdo ya me empezó a dar la lata y durante el resto del camino se me inflamó y me salió como un bulto en el músculo del tamaño de media pelota de pingpon. Los pes tampoco se quedaron a la zaga y prácticamente no me entraban en las zapatillas, tenia una retención de líquidos del carajo. Ahora ya se que fue debido a la cantidad de sales que tome, diluidas en el agua que bebía durante el trayecto. Para el año que viene ya se que no hay que abusar de esas sales, o mejor aun, beber cerveza, que es mas saludable, brindo por ese momento cerveza Shane. Esos 20 kms fueron los mas duros de todo el camino, arrecia que la catedral la habían traslado de sitio y cada vez estaba mas lejos, ¿verdad Mónica?. 

Cuando entramos en el termino municipal de Santiago, nos encontramos con Cesar y le pregunté que tal estaba su madre. Me mira, se ríe y me dice "ahí va, como una moto" Cesaaar, tu madre es un crack, vaya manera de caminar, lo dicho, del mismísimo centro de Bilbao. La llegada a la catedral fue…. fue, jodo, fue la leche. Nos fuimos encontrando todos, besos, abrazos, risas, lloros……. . Después de las fotos delante de la catedral, nos desperdigamos. Entré y trate de buscar a mis amigos, di una vuelta y no encontré a nadie. No podías mas, estaba reventado. Me senté en el suelo, como otra tantos peregrinos, mientras se celebraba la misa. Estaba que no podía conmigo y con la sensibilidad a flor de piel.  casi al acabar la misa decidí dar otra vuelta y me encontré con Mafalda, Nico y Mónica. Quedamos en vernos fuera e ir buscando al resto. En eso estaba, cuando oigo que alguien me llama "Xaime", era el portugués con el corazón mas grande que he conocido, Carlos. El abrazo que os dimos aun lo recuerdo y se me hace un nudo en el estómago ahora que os lo estoy describiendo.
Poco a poco fuimos encontrándonos y decidimos hacer una comida de despedida.  Y en un bar cercano a la catedral nos reunimos, estábamos casi todos, Mafalda, Monica, Jacqueline, Jorge, Cesar y su madre, Alberto, Jose, Nico, Shane, Fiona, Ronnie, Diarmuid. En esa comida, acordamos volver a reunirnos el año que viene para repetir. 
Tal como os decía en la primera entrada de este relato, la experiencia fue única, es dificil tratar de explicar con palabras todo lo que sentí, todo lo que vivi, todo lo que aprendí. Por eso os recomiendo, que si no habéis hecho el Camino, os animéis, tomar unos días de vuestras vacaciones, echados la mochila a la espalda, calzaos unas buenas zapatillas o botas y empezar a caminar, el resto, aunque no lo creáis, viene rodado, las fuerzas las sacais de donde no hay, no me preguntéis como, pero siempre tienes un poquito de energía de reserva para seguir caminando. Como dice Cesar, grandeeeeee Cesar tío, un abrazo, el Camino no es la senda, sino la gente que lo recorre.
Quiero despedirme como empece, dando las gracias a todo esos nuevos amigos que tengo, porque sin ellos no hubiese sido capaz. Y a vosotros, los que estáis ahí, al otro lado de la pantalla, gracias por aguantarme, leerme y compartir este blog.

Ahora si que lo sé, el Camino de Santiago ha sido la segunda cosa mas importante que me ha ocurrido en mi vida.

2 comentarios:

  1. Uauuuuuuuuuuuu!! Joder, Jaime!! Me has emocionado , compadre, peregrino. GRANDE no...ENORME!!! Tu relato, tu sensibilidad para captar todo eso que no se puede contar porque hay que vivirlo y sentirlo... Y porque sí...Porque sin duda...El camino no es la senda...Si no la gente que la recorre... Y por eso es tan especial y deja tanta huella...Porque encontrarse gente como vosotros y vosotras en él y tener el lujo de compartir tormentas inclementes y sopa caliente; ampollas en los pies o abrazos cálidos; rosas y espinas... HA SIDO UN HONOR Y UNA SUERTE!!! Buenos vientos a tod@s y buen camino, peregrinos...Ójala vuelvan a cruzarse nuestros pasos... Se os quiere un monton.

    ResponderEliminar
  2. Cesaaaaar, tio, un nudo en el estomago es lo que tengo ahora. ¿Ojala? seguro que se cruzaran el año que viene. Yo cuento con ello, cuento con todos vosotros, cuento que volvamos a encontrarnos, cuento que volvamos a vivirlo, a caminar, a reír, a sufrir y a llorar de alegría.

    Sois una gente grande grande.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar