Sigue este blog por email

martes, 20 de mayo de 2014

El camino Si algo merece la pena.. 2ª etapa

2ª Etapa Pintin - Portomarin (34 km)

Nos levantamos a las 7 am y los pies de Roberto no pintaban bien. Yo por si acaso prepare los míos y para ello nada mejor que echar mano de la compra en la farmacia y ponerme las dos compresas…… en los pies, ya sabes.. “para esos días en que…” lleva siempre a mano unas compresas.

Cuando llegamos a Sarria, Roberto me dijo que lo sentía pero no podía continuar. 

Me quedaban 30 km por delante en solitario hasta Portomarín. El tiempo acompañaba y con los calcetines colgados por un imperdible en la mochila (no secaron los otros en toda la noche) empece a caminar solo.     


 Al llegar a Morgade decidí parar a comer y poner los pies a ventilar. En la mesa de al lado, unos peregrinos me miraban los pies, así que decidí explicarles las bondades de las compresas. Eran de Madrid, si leéis esto, acordaos de  poneos en contacto conmigo. Con calcetines nuevos y fuerzas renovadas, continué mi marcha. 




Al estar a unos 7 km de Portomarín, alcance a una pareja y dos niños que iban mas adelantados. Cuando llegue a la altura de los críos, me puse a hablar con ellos, el niño me preguntaba por todo lo que llevaba y se fijo en la cámara. En esto que se acerco su padre y empece a hablar con él (ultimaste me parece que tengo incontinencia verbal). Supe que era fotógrafo, se llamaba Mike Plonsky, un tipo fantástico. Pararon un rato y yo continué caminando. Al llegar a Portomarín, el primer albergue que vi allí fui a por el. Los pies me pedían un barreño de agua fría a gritos.


En las literas de enfrente había dos choques que se estaban haciendo una cura en los pies. Les comenté lo de las compresas y lo bien que iban para prevenir las ampollas. Al acercarme a mi litera, la vecina de arriba vi que me miraba como para preguntar algo, pero no se atrevía. La salude y entonces me dijo
   -“oí algo de unas compresas…” 
  • Pues nada, ¿como te llamas? 
  • Stefania
Le explique el tema y quede con ella que al día siguiente se las pondría.

Tocaba descansar, mañana me esperaba Palas de Rey






No hay comentarios:

Publicar un comentario