Sigue este blog por email

sábado, 30 de agosto de 2014

Me queda un sueño por cumplir - 2ª parte

Tengo que hacer una mención especial a Antonio Rodriguez, mi profesor de Patron y Capitan de Yate, ya que fue el quien me hablo de un programa que acaban de presentar en Salvamento Maritimo, se llama Safe TRX. Muy recomendable.  También queremos agradecer a Cartajena tráfico toda la atención que nos dispensaron por el problema del motor. Es mas, el profesional con el que hable (perdona pero no me acuerdo de tu nombre) se preocupo por nosotros hasta que llegamos a aguas portuguesas. Cada vez que entrena o salía de guardia, hacia una llamada de teléfono para preguntar si todo iba bien y que nos tenían localizados por el Safe TRX. decir también, que el programa funciona por la costa de Portugal. 
y….. continuo con el diario de abordo

y….. continuo con el diario de abordo

Son las 01:00 am, aún me quedan dos horas de guardia. Mi compañero se ha ido a dormir. Espero hasta las 03:00 am despertare a Esteban.... vaya que asoma la cabeza a la cubierta. Dice que no puede dormir con el ruido..... dioooos que noche me espera. Me voy a la cama. Efectivamente, el barco se mueve arriba y de golpe, abajo, a una banda y a otra, vamos, dando tumbos por la  cama del camarote de proa, me sentía como un trozo de hielo en una coctelera. Pienso, “jod… que noche en vela voy a pasar” apoyó la cabeza en la almohada, doy una vuelta…..Me encuentro en una casa hablando con una amiga, empezamos a caminar y me voy para los lados, no se que me pasa, le digo que tengo que ir al medico porque debo de tener vértigos, caminaba como si estuviera borracho…., abro los ojos, todo era un sueño, miro el reloj.... Son las 7 am, es como si me hubiesen golpeado, caí redondo. Hay algunas olas, así que decido salir para ver como va todo. Esteban esta durmiendo y mi otro compañero al timón. El amanecer que contemplamos es...... una pasada. Estamos cerca de Cabo de Gata.




A las 18:00 atracamos en Almeimar, para repostar gasoil y agua. Al llegar al puerto nos encontramos con una sorpresa, al frente del mismo, estaba Mike, un japonés que llevaba más d 20 años en la zona. Mientras estábamos con esa faena, el Mcguiver del grupo fue a comprar unas piezas que nos hacían faltan. Después de unas refrescantes cervezas, unos huevos fritos, Chile con carne y un plato combinado...... buenoooo, sí y también el inevitable gintonic, zarpamos a las 21 horas. 

Teníamos 170 millas por delante hasta el peñón . La primera guardia la hizo Esteban, a eso de las 23 h me fui a dormir y el mar se empezó a encrespar. Lo primero que pensé fue, "jodeeer, menuda nochecita voy a pasar. Abrí un ojo y le eche un vistazo al reloj. Eran las 6 am, había dormido como un tronco, en un camarote que no paró de moverse en toda la noche. Supongo que me ayudo el tener la cabeza en otra parte y pensar en unos magníficos días hasta el fin de semana, al llegar a Vigo.



Continuara.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario