Sigue este blog por email

sábado, 28 de junio de 2014

El camino Si algo merece la pena.. 4ª etapa

4ª Etapa Palas de Rey - Arzua (29 km)

Con la espalda como nueva y mochila aligerada, empece a caminar hacia Arzua. Nada mas llegar al pueblo, me encontré con Pino, Boni y Ade. El caminar se estaba haciendo mas fácil. Mas adelante nos encontramos con Xavi, Marcos y Nacho… bueno lo de encontrarse es un decir. Se habían levantado mas tarde y le metieron caña a las piernas. Fue a partir de esta etapa, donde conocí al resto de la gente. 

Las primeras, Carol y Lara. Al llegar a Melide, paramos a tomar el pulpo y ahí parecieron el resto, Fatima, Jose, Beti, Serafin. Nos encontramos a un padre con su hijo de 5 años en un cochecito preparado para la ocasión, todo un fenómeno. 

El tiempo nos acompañó y haciendo las paradas reglamentarias, cada 2 horas, para el cambio de calcetines y una cerveza, llegamos a Arzua… bueno llegue yo, ellos se quedaron en un albergue a 5 km. 

Al dia siguiente nos esperaba la etapa hasta O Pedrouzo






martes, 10 de junio de 2014

Camiño dos Faros. 8ª etapa 27 km Nemiña - Fisterra

Estos trasnos están locos, ¿con la que está cayendo?, ni de broma hago la ruta hoy.

Estas son frases que seguramente se oyeron justo ante de empezar a caminar. Porque la verdad es que teníamos encima un gran diluvio.


Pero, con un poco de retraso, la gente se fue subiendo al autobús… bueno, casi todos, porque hubo alguna que prefirió quedarse a turistear por Fisterra.


Y al suerte del trasno nos acompaño, ya que durante los 26 km que unían la playa de Nemiña con Fisterra, no cayo ni una gota, a pesar de que el cielo, en algunos momentos, amenazaba lluvia


Eso si, lo que llegamos fue agotados. Pero mereció la pena, a pesar del cansancio y de un objetivo roto.


Si os estais planteando acercaos por esta tierra, buscar en Facebook Traski Costa da Morte y de esta manera podréis estar al día de la siguiente edición, quedaos un fin de semana y disfrutar del increíble paisaje y de la compañía de unos locos maravillosos.




Muchas gracias por hacer posible este camino.

sábado, 7 de junio de 2014

El camino Si algo merece la pena.. 3ª etapa

3ª Etapa Portomarín - Palas de Rey (25 km)

Vengaaa, arriba que ya es hora. Tenia 25 km por delante para caminar solo. Pero antes le puse las compresas, en los pies, a Stefenia.

Cuando sali del albergue, en el puente de la presa de Portomarín, me encontré con un amanecer alucinante. 


Nada mas salir, una pareja de peregrinos se acerco para preguntarme por donde se iba. Caminamos unos km juntos hasta que me pare para hacer unas fotos. A las 2 h de caminata, tocaba cambio de calcetines y la cerveza correspondiente. Pido una cerveza, salgo y busco una sitio donde sentarme. En la mesa de al lado estaban sentadas tres chicas ( le mesa las escogí al azar).

Eran de Canarias, bueno, Pino es canaria y Boni y Ade, andaluzas pero viviendo en las islas. Cuando me vieron las compresas en los pies, les explique para que servían. estaban acompañadas por tres catalanes, esto que se llamaban…….. buff que memoria la mía… jajajaja, no eran Marcos, Nacho y Xavi. Hicimos el resto del camino juntos, hasta llegar a Palas de Rey. Unos 10 km antes, empece a apretar el paso, ya que la mochila me estaba destrozando la espalda, ya sabeis, que si llevo esto por si acaso, que si lo otro… total que la final llevaba exceso de peso y quería  llegar al albergue para descansar y quedarme con lo imprescindible en la mochila. Mis nuevos compañeros de camino, continuaron hasta el pueblo, ya que tenían reservado un albergue

El albergue estaba casi vacío pero en un momento se lleno, las literas vecinas se llenaron de japoneses que no paraban de hablar y los pelos se me pusieron como escarpia, los pocos que tengo, pensando en a noche que me iban a dar.

Al lado del albergue esta La Cabaña, me acerque a tomar una cerveza y a dejar parte de la mochila y en un momento de lucidez les pregunté si tenían una habitación. Había una y no solo eso, si no que para mi dolorida espalda, también me ponían en contacto ¡con una fisio para que me la arreglase. Fué el mejor dinero que he invertido últimamente.

Esa noche dormí como un leño. Al día siguiente tocaba la etapa que no pude hacer el año pasado.