Sigue este blog por email

domingo, 21 de diciembre de 2014

Reflexiones en voz alta

No sabría por donde empezar a resumiros lo que ha sido este año, así que lo haré desde el principio. 

Porque ha sido en Enero cuando tome un nuevo camino en mi vida. No tenia ni idea de lo que me esperaba en estos 365 días y estaba asustado, mucho y tu lo sabes. Pero si tenía claro lo que quería....... vivir, disfrutar y ser feliz, lo cual, a primera vista, parecía una tarea que me iba a costar llevar a cabo. 

Tenía muchos sueños en la cabeza. Algunos se están cumpliendo, otros.... bueno, a otros solo hay que darle otro enfoque, verlos desde otro punto de vista y con la mente abierta. Uno de ellos, llevaba años soñando con el desde hace mucho tiempo y por fin este año se materializó. 

Sabéis que me apasiona el mar, navegar, oír las olas golpeando contra el casco de un barco, sentir como toma las olas, mimarlo, hablarle y disfrutar del viento en la cara. Poder enseñar y que otros, si quieren,  tengan la oportunidad de sentir esa increíble sensación, que es la de navegar a vela. 

Pues si, me lié la manta a la cabeza y el San Yago (que es como se llama este barco de ensueño) ya esta conmigo para poder poner en marcha un negocio de charter. Gracias a esta idea, he retomado viejas amistades y he conocido gente nueva, gente increíble, buena gente.

He tenido la inmensa suerte que un empresa joven, dinámica y con ganas de hacer muchas cosas, contase conmigo como fotógrafo y estare eternamente agradecido a estos dos amigos que están al frente de Nautico Cormoran.

Pero muchas mas cosas me han ocurrido. Me acerque mucho mas a mi hijo y el a mi. Después de quemar mi ultima neurona, por fin aprobé el examen de capitán de yate. Disfrute como un niño haciendo fotos en el Arde Lucus (preguntárselo a Conchi). 

Todas las caminatas Do Camiño dos Faros Costa da Morte donde sigo conociendo a muy buena gente.

La travesía con el San Yago, 9 días de navegación de Valencia hasta Vigo (lastima que fuera a motor).

Y que deciros de Visiones de un Viajero. Gracias al empuje de mi amigo Juan, este proyecto, poco a poco esta avanzando. Estamos convencidos que será algo diferente.

Esta es la unica licencia que me he tomado para nombrar a alguien (bueno y al bichillo). Por que como os dije, este año he seguido conociendo a gente maravillosa, gente increíble, gente que tiene sus problemas, que lucha por salir adelante y que sin saberlo, me han ido apoyando y han conseguido que siempre tenga una sonrisa en la cara, una sonrisa, que como me dijo alguien, nunca se debe perder, aunque te estén dando palos.

Y a veces, solo a veces, por unos minutos, me encuentro solo, pero luego miro hacia atrás y me doy cuenta que han sido 12 meses en los que no he parado y que todos estáis ahí.

Ha sido un año intenso y estoy seguro que este, que pronto estrenaremos, saldremos adelante, que nos lo comeremos. Recordad, debéis vivir, reír, disfrutar y contagiar a la gente que os rodea, siempre con una sonrisa en la cara, pero nunca, eso tenerlo claro, nunca hacer daño.

A toda esta gente y a ti especialmente, igual que hice el año pasado, quiero dedicarle esta ultima entrada en el blog, estas reflexiones en voz alta.














1 comentario:

  1. Preciosa y sentida reflexión. Me gusta. El destino quiso que gracias a uno de tus sueños, nos conociéramos... el San Yago! Deseo de corazón, que la vida te sonría y consigas todos los sueños pendientes y los que te vendrán. Un abrazo grande. Te beso.

    ResponderEliminar